Hombres de hierro en Santiago de Cuba.

Texto y foto: José R. Castillo Argüelles.

El próximo 23 de noviembre Santiago de Cuba será por cuarta vez oficial escenario de un espectacular reto atlético: la prueba múltiple denominada Ironman (hombre de hierro); triatlón que comprende 3.8 kilómetros de natación, 180 kilómetros de ciclismo y la carrera de maratón (42 kilómetros y 195 metros).

El super-desafío, surgido en el año 1978 en Hawaii, hoy cuenta con eventos similares en muchos países; pero en todos los casos, el sueño dorado de los atletas que en ellos participan es lograr la clasificación para el campeonato mundial con sede permanente cada año en Hawai, el sábado más cercano a la luna llena, en el mes de octubre.

Los hay, sin embargo, (y no son pocos) que simplemente corren para realizar algún tiempo específico como desafío individual, o solo para acabar la carrera aunque lleguen al tiempo limite (17 horas).

En Cuba los primeros que pusieron a prueba los límites de su resistencia física y mental en esa dura experiencia lo hicieron justamente en esta caribeña ciudad en el ya lejano año 1985.

La prueba -de la cual fuimos testigos en cumplimiento de la cobertura informativa- comenzó en la alberca del Circulo Recreativo Capitán Orestes Acosta y finalizó en la posta 3 del antiguo cuartel Moncada, hoy Ciudad Escolar 26 de Julio tras aproximadamente algo más de 12 horas de titánico esfuerzo; pero se trató de la iniciativa individual de dos atletas

Con carácter de campeonato nacional (no aparece aún en el calendario oficial del INDER) se instituyó en el año 2005 y en esa ocasión el triunfador fue el santiaguero Raúl Alcolea González, quien realizó tiempo de 10 horas 38 minutos, que es todavía record nacional.

En el año 2006 el triunfador resultó el capitalino Abel Pupo (Alcolea finalizó segundo) y en el 2007 el éxito correspondió al también capitalino Andrés Cruz (Alcolea entró de nuevo en segundo lugar)

Precisamente a este santiaguero, verdadero titán de la voluntad, lo abordamos con nuestra carga de interrogantes para develar las características de la mega prueba en su cuarta edición, así como el drama de su solitaria batalla contra el desaliento.

Periodista: Alcolea, ¿cuáles serán los escenarios de competencia en esta nueva edición del campeonato cubano de Ironman?

Alcolea: La natación la efectuaremos en la playa de Siboney, a continuación el ciclismo en un trayecto que comprenderá la carretera Siboney hasta Santiago de Cuba y luego ocho vueltas a un circuito de 19.3 kilómetros que bordea la autopista y la Avenida de Las Américas.

Para finalizar, la maratón en un circuito de 2.608 kilómetros que bordea la Plaza de la Revolución, el Teatro Heredia y el estadio Guillermón Moncada, al cual le daremos dieciséis vueltas.

Periodista: ¿Quiénes participarán esta vez y cuál será la hora de comienzo?

Alcolea: A la nueva cita acudiremos un total de seis atletas: mis comprovincianos Edilberto Borrero y Andrés Gutiérrez, tres atletas de la capital y este servidor. La hora de comienzo en la playa de Siboney será las 7 a.m.

Periodista: Pasando al orden personal ¿cómo te iniciaste en la vida deportiva?

Alcolea: Comencé en la natación en 1978 (tenía 8 años) en la escuela Renato Guitar Rosell de Ciudamar. Allí estuve dos años. Luego pasé a la EIDE Capitán Orestes Acosta en el mismo deporte hasta 1983. Posteriormente causé baja por bajo rendimiento en la natación y pasé entonces al polo acuático, disciplina en la cual me mantuve a lo largo de cuatro años.

Sin embargo, simultáneamente con el polo acuático practiqué el ajedrez, disciplina esta última que -al cabo del tiempo- asocio con el desarrollo de mi voluntad, con la paciencia con que he encarado los tropiezos temporales y con el desarrollo de mi pensamiento En 1988 comencé la carrera de matemáticas, me gradué y actualmente soy profesor de esa asignatura.

Periodista: ¿Cómo llegaste al Ironman?

Alcolea: En 1985 vi las imágenes del primer Ironman realizado aquí en Santiago de Cuba (primero del país) y ahí surgió como una especie de amor a primera vista que me llevó a incorporarme a los entrenamientos del triatlón y ya en el año 2002 llegué a estar entre los diez mejores de Cuba en este deporte. No obstante, abandoné la disciplina por falta de recursos y por no contar con un entrenador

No fue sino hasta después de ver un video sobre varias ediciones del Iroman de Hawai que me mostró el entrenador de triatlón Romilio Blanco, cuando decidí volver a los entrenamientos del triatlón, pero esta vez dirigidos a incursionar en el Ironman; ello ocurrió finales del 2004.

Periodista: Tengo idea aproximada del rigor de los entrenamientos para acometer ese inmenso reto, pero quisiera que me tipificaras cómo transcurre una semana en tu preparación.

Alcolea: Nado cuatro veces a la semana (hasta 15 kilómetros), hago ciclismo cuatro veces a la semana (hasta 400 kilómetros) y corro cuatro veces a la semana (hasta 80 kilómetros).

Las cargas las distribuyo del siguiente modo: lunes ciclismo, martes natación y carrera, miércoles ciclismo, natación y carrera, el viernes natación y el sábado las tres modalidades, al igual que el domingo. Además de ello incorporo ejercicios con pesas y otros entrenamientos específicos de cada uno de los tres deportes.

Periodista: ¿Quiénes tienen que ver con tu preparación y con el diseño del entrenamiento?

Alcolea: Además de los invaluables servicios del entrenador Romilio Blanco- quien en estos momentos cumple misión en Venezuela-, complemento el diseño de mi preparación con la información que encuentro en revistas especializadas sobre el tema y me encargo de mantener el debido autocontrol de las cargas de trabajo, así como de las respuestas de mi organismo.

Periodista: Y del control médico en una prueba con límites tan extremos ¿qué me dices?

Alcolea: En realidad, por las circunstancias en que ha nacido la práctica de esta disciplina en Cuba, vinculada más bien al empeño personal, no he podido contar con el necesario apoyo médico; por lo que también he buscado respuestas a esa carencia mediante la consulta de diversas fuentes y a esta altura ya tengo mi propio decálogo para mantener el buen estado físico.

Si no tengo lesiones: eso es un buen síntoma; si la orina es amarilla clara y transparente y no tiene un olor fuerte: eso es un buen síntoma; si te sigues por una alimentación bien balanceada, si masticas correctamente los alimentos, si tomas agua media hora antes y una después de las comidas y no en medio de ellas, si tomas bastante agua, sin utilizas horarios adecuados para alimentarte, si ingieres las frutas independientemente al horario de las comidas, si tienes el cuidado de no mezclar las frutas ácidas con las frutas dulces y si prefieres los alimentos no por el gusto o el paladar, sino por las necesidades de tu organismo, entonces las cosas marcharán debidamente. Además trato de ser lo más vegetariano que pueda, porque la carne retrasa los procesos de recuperación. Finalmente, hay que evitar el estrés a toda costa.

Periodista: ¿Cómo ha transcurrido tu preparación para el nuevo campeonato?

Alcolea: Este año he realizado la mejor preparación. Pienso cumplir el sueño de bajar de las diez horas.

Periodista: Según conozco tienes actualmente 38 años (nació el 22 de marzo de 1970 en la barriada de Sueño de la ciudad de Santiago de Cuba) y por ello me pregunto: ¿De acuerdo a la información que has consultado cuál es la edad promedio para los mejores resultados, a nivel mundial- en el Ironman?

Alcolea: Marc Allen, seis veces campeón del Ironman de Hawai ganó su último título con 36 años y David Scott, también seis veces campeón, se ausentó durante cuatro años de las competiciones y en su regresó logró un segundo lugar con 42 años y más tarde, a los 46 años, todavía logró un sexto lugar. A ello puedo añadir que en los primeros niveles de este deporte hay atletas que con edades entre 44 y 45 años, que si bien no ganan las competiciones, si consiguen clasificarse para la gran prueba de Hawai.

Periodista: ¿En cuál de las tres modalidades te sientes más cómodo?

Alcolea: Me siento más cómodo en el ciclismo. La carrera es el segmento más complicado, pues está sujeto a la aparición de frecuentes lesiones, No obstante, la presencia de fuertes vientos en el ciclismo es el peor enemigo de los buenos resultados.

Periodista: ¿Qué perspectivas tienes para el futuro inmediato?

Alcolea: Estoy invitado para el Ironman de Canadá el 30 de agosto del próximo año. Según la información preliminar que dispongo un tiempo de 9 horas 30 minutos en ese evento me garantizaría el boleto para Hawaii. Pero para ello necesitaría todo el apoyo oficial y una licencia deportiva permanente que me permita acometer la preparación. De todas formas la invitación oficial para la cita canadiense deberá de llegar a fines de este año y estoy en espera de ella.

Periodista ¿Algún otro objetivo en tu carrera?

Alcolea: Si no logro el sueño de clasificar y participar en Hawai quisiera al menos, al retirarme, albergar la satisfacción de que mi esfuerzo haya servido para inspirar a otros jóvenes en la práctica de esta rigurosa disciplina.

Periodista: He sido testigo de tu perseverancia en este empeño, las más de las veces en medio de total incomprensión, ¿qué puedes comentarme sobre ello?

Alcolea: Todos mis compañeros de trabajo que se opusieron a mis entrenamientos, ya saben que lo que estoy haciendo es muy correcto; todos mis familiares que se opusieron a mis entrenamientos, ya saben que lo que estoy haciendo es correcto.

Realmente no le guardo rencor a ninguno y me causa gran satisfacción notar como, por el contrario, cada día encuentro más frases de aliento y admiración por la tenacidad con la que he tenido que enfrentar esta solitaria lucha.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria