Industriales encontró el camino hacia la final

Foto: Ricardo López Hevia

Después de su repentino e inesperado extravío en tierras yumurinas el equipo de Industriales se reorientó y  enfiló victoriosamente hacia la final de la 51 Serie Nacional de Beisbol al vencer a Matanzas en el juego decisivo del play-off por el título de la División Occidental con pizarra de 7 carreras por 1, afincado en el desempeño protagónico -a modo de brújula salvadora- del relevista emigrado de Metropolitanos Antonio Armando Romero (8-4), quien aherrojó a los bateadores de los Cocodrilos.

Romero metió en un cepo a sus adversarios durante ocho y dos tercios de entrada con sólo cuatro jits permitidos, ocho argollas dibujadas y nueve ponches propinados;  de manera que el estacazo madrugador de Rudy Reyes con uno a bordo frente al abridor Jorge Alberto Martínez habría bastado para consumar el triunfo azul.

El desenlace de la porfía en el Victoria de Girón se transparentó tempranamente cuando la principal carta de triunfo de Víctor Mesa, el derecho Jorge Alberto Martínez, empezó a servir mansamente lanzamientos en la zona alta, uno de los cuales le vino como anillo al dedo a Rudy Reyes para rechazar la esférica más allá de los límites y poner en ventaja a su equipo;  a ello se sumó la categórica entrada en acción de Romero en reemplazo de Darwin Beltrán y su magistral relevo, iniciado con tres ponches consecutivos a lo más granado de la ofensiva matancera. 

Ambos hechos fueron señales premonitorias del capítulo final de esta historia, adornada in extenso por la entrega apasionada de que hicieron gala ambos contendientes a lo largo de los siete desafíos disputados.

Los Leones apuntalaron su ventaja con cuatro carreras más en el cuarto episodio, ramillete que se inició con bambinazo de Tabares y doblete de Lisván Correa que enviaron a las duchas a Jorge Alberto. Vino al rescate Maikel Martínez y propinó pelotazo a Raiko, Chirino largó triple que fletó otras dos y luego anotó él mismo por fly de sacrificio de Rudy Reyes (ya lanzaba Yasmani Arias por Martínez).

El tiro de gracia los suscribieron los visitantes en el séptimo capítulo por vuelacercas de Serguey Pérez, que decretó la sustitución de Yasmani Arias por  el zurdo Yoanni Yera, tercero de cuatro serpentineros utilizados por Mesa;  el último fue Yohan Hernández, quien retiró el noveno inning sin dificultad.

La solitaria carrera conseguida por las huestes locales (a la cuenta de Beltrán) la marcaron en la primera entrada por pasbol de Lisván Correa en momentos en que Romero iniciaba su excelente labor de apagafuegos.

Fue el epílogo para el batallador equipo de Matanzas que deja para la historia una admirable actuación que los llevó a ascender desde el puesto catorce de la edición anterior hasta la tercera casilla en el actual campeonato.

Más allá de la demarcación matancera, la afición cubana en sentido general tiene que estar agradecida al valeroso equipo de los Cocodrilos,  liderado por el carismático Víctor Mesa,  por el inapreciable aporte hecho al brillo y calado emocional alcanzados por nuestro principal espectáculo deportivo..

En la otra semifinal Ciego de Ávila también consumó su favoritismo al obtener su cuarta y decisiva victoria frente a Granma, esta vez con holgada pizarra de 11 carreras por 1, K.O. en ocho entradas.

Crédito personal para Yander Guevara (12-10) y fracaso para Leandro Martínez (13-5). Jonrón de Mario Vega.

La escena queda lista para el comienzo de la lucha en pos de cetro nacional entre Industriales y Ciego de Ávila el próximo domingo en el Estadio Latinoamericano.


Cuba, deportes, beisbol

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria