Tope Cuba-USA, espectacular triunfo cubano
















Foto: Juan Moreno

A la hora de recoger los bates el equipo Cuba reaccionó, ayudado por un costoso error del lanzador David Berg, y resurgió como ave Fénix al concretar un letal racimo de 4 carreras que le permitió dar la vuelta al marcador y dejar tendido al campo al conjunto de Estados Unidos con pizarra final de 9 anotaciones por 8 en el tercer juego del tope bilateral que ahora dominan los anfitriones 2-1.

Los norteños, que habían llegado al noveno episodio con ventaja de 8 carreras por 5,  comenzaron la fatídica entrada con un mal augurio: el error de marras del relevista Berg sobre conexión de Yulieski Gourriel que a seguidas desató una cadena de acciones adversas para los visitantes: Cepeda disparó jit a la banda izquierda (Yulieski avanzó a tercera), Despaigne se anotó sencillo por el campo corto que llevó hasta la goma a Yulkieski e hizo avanzar a la intermedia a Cepeda. 

Así las cosas, José Dariel Abreu disparó doblete por su mano que propulsó a Cepeda y llevó a Despaigne hasta la antesala. En esta situación, con el empate en tercera y la de la victoria en segunda,  el mentor Dave Serrano trajo -prácticamente desde la Aduana- al lanzador zurdo Carlos Rondón (recién llegado a La Habana para sumarse a los suyos) y aquí apareció de nuevo - a modo de talismán de Víctor Mesa- el camagüeyano Williams Luís; convertido en el super-emergente que con cañonazo por la banda opuesta encendió los aires de fiesta en el Latinoamericano.

La ofensiva cubana estuvo muy activa en el encuentro pues llegó a sumar dieciséis imparables, entre ellos dobletes de Abreu y Arruebarruena y bambinazos de Bell y el propio Arruebarruena; mientras que el pitcheo no las tuvo todas consigo ya que permitió diez cohetes y ocho carreras limpias, estas últimas a los expedientes de Vladimir Garcia (3), Vicyohandri Odelín (2), Miguel Lahera (1), Joel Suárez (1) y Antonio Romero (1). 

Los únicos lanzadores cubanos que pasaron por la lomita sin permitir anotaciones fueron el zurdo Norberto González (Víctor le dio la oportunidad de reivindicarse frente al cuarto bate Michael Conforto y el cienfueguero la aprovechó al propinarle ponchete con dos hombres a bordo) y Leandro Martínez, último relevista.

Sin embargo, cosa curiosa, una experiencia similar a la que había vivido Norberto en la fecha precedente le tocó encarar a Miguel Lahera, llamado para lanzarle al derecho Chris Bryan y víctima de estacazo de tres carreras, recuerdo que le estará orbitando en la mente largo tiempo.

Por los visitantes actuaron el abridor Alan Plutko (explotó en el sexto y cargó con 4 limpias) y los relevistas Jake Reed (1 limpia), David Berg (3 limpias) y Carlos Rondón.

La serie bilateral va resultando sumamente reñida por la innegable calidad de los peloteros universitarios que han puesto un alto nivel de exigencia a nuestros preseleccionados. El lunar en la formación estadounidense parece estar en la defensa, responsable más de una vez de comprometedoras pifias.

De otra parte, hay que reconocer el manejo satisfactorio que ha hecho Víctor Mesa de la banca cubana, abriendo espacio a todos los jugadores para que puedan sacar provecho de las oportunidades que nos brinda esta excelente confrontación, sin que ello conlleve renunciar al triunfo.


#Cuba #deportes #beisbol

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria