Victoria japonesa en cierre de tope amistoso con Cuba



















Foto: Internet

Japón se llevó la victoria en el segundo y último juego de la serie amistosa Samurai Japan Match 2012 que disputó con Cuba, esta vez con pizarra de 3 carreras por 1,  y barrió en el compromiso bilateral que ambos sotuvieron de cara al III Clásico Mundial de Beisbol.

El juego trasncurrió por el cauce de un cerrado duelo de pitcheo que las huestes locales supieron inclinar a su favor en las postrimerías al lograr dos anotaciones en la parte alta del octavo capítulo, la primera mediante triple del emergente  Shota Dobayashi (lanzaba el relevista Ismel Jiménez) y fly de sacrificio de  Hayato Sakamoto (ocupaba el box Vladimir García) y la segunda por triple de Yoshio Itoi (Yoanni Yera en la lomita) y lanzamiento descontrolado del siguiente apagafuegos, Odrisamer Despaigne.

Cuba descontó en el cierre de ese propio inning por cuadrangular de Yulieski Gourriel, quien le sacó la pelota por la banda izquierda al derecho Hideaki Wakui, sexto serpentinero japonés que desfilaba por el montículo.

Sin embargo, los nipones clavaron la puntilla en el noveno por doblete de .Takahiro Okada a la cuenta de Odrisamer Despaigne,  boleto intercalado concedido por el relevista Pablo Millán Fernández, sacrificio que adelantó a los corredores a tercera y segunda bases, respectivamente y rolata por el cuadro de  Katsuya Kakunaka (lanzaba Dalier Hinojosa) que dio lugar a un filder´s choice al tratar inútilmente Juan Carlos Torriente de sacar out en la goma a Okada.

El el noveno Yamamoto le dio la responsabilidad del cierre al derecho Shun Yamaguchi y este, a pesar de permitir doblete de José Dariel Abeu después de un out, liquidó sucesivamente por la vía de los strikes a los emergentes Ariel Pestano y Yurisbel Gracial.

Cuba contó con una apertura de lujo del villaclaeño Fredy Asiel Álvarez quien llevó seis ceros consecutivos a  la pizarra con sólo tres jits permitidos. Luego pasaron por la lomita de los suplicios Norberto González, Ismel Jiménez, Darién Núñez, Vladimir García, Yoanni Yera, Odrisamer Despaigne, Pablo Millán Fernández y Dalier Hinojosa.

Desde el punto de vista ofensivo Cuba ligó nueve imparables, dos a la cuenta de Yulieski Gourriel (sencillo y jonrón), otros dos a la cuenta de Alexei Bell (doblete y sencillo), dos más disparados por José Dariel Abreu (sencillo y doblete) y uno en cada caso suscritos por Fréderich Cepeda, José Miguel Fernández y Alexander Malleta.

El triunfo lo archivó el relevista intermedio Kan Otake, con la derrota cargó Ismel Jiménez y hubo punto por juego salvado para Shun Yamaguchi (segundo en la serie)

El juego demostró una vez más la efectividad del pitcheo japonés que pese a admitir nueve incogibles se las arregló para sacar oportunos outs que frenaron los ímpetus ofensivos cubanos, así como el excelente control de que hicieron gala al punto de no conceder siquiera una base por bolas en los dos juegos. Además mostraron las habilidades ofensivas que poseen sus jugadores (bateo oportuno y velocidad en las bases) unido al hermetismo de su defensa.

Cuba dejó entrever las dificultades de nuestros bateadores (poca oportunidad y evidentes problemas ante el pitcheo asiático) pues a pesar que el alto mando nipón le dio oportunidades a gran parte de su bulpén -es una serie amistosa- estos repartieron once ponches en nuestras filas.

Trabajaron por Japón los siguientes lanzadores:  Hirokazu Sawamura, Kyohei Muranaka, Kentaro Nishimura, Masahiko Morifuku, Kan Otake, Hideaki Wakui y Shun Yamaguchi

El bambinazo de Yulieski fue una gota de agua en el desierto, una sola carrera en dieciocho entradas es un dato revelador de nuestras insuficiencias para encarar el reto de marzo próximo, donde como se sabe estaremos en el mismo grupo que nuestros verdugos de hoy.

No quiero dejar de llamarla atención sobre una deficiencia técnica elemental que no debe de pasar inadvertida: en el quinto episodio abrimos con jit y acto seguido La Rosa no consiguió el toque de bola de sacrificio y cedió un out que abortó una situación ofensiva. Después vino el jit de Malleta que pudo haber impulsado la primera carrera.

Si como se ha dicho el equipo se está preparando para el juego táctico y en palabras de Víctor Mesa -que no han de ser tomadas literalmente, desde luego- ¨Nos vamos a convertir en japoneses¨, cabe advertir que el proceso de ¨naturalización¨ está bastante atrasado.

Ahora nuestra selección regresará a la Patria con el saldo de  dos triunfos y tres reveses y con un buen banco de problemas que tendrán que resolver desde ahora y hasta el ya cercano mes de marzo.

En una semana los jugadores de la preselección nacinal estarán integrados a sus respectivos equipos provinciales para comenzar la 52 Serie Nacional de Beisbol el próximo domingo día 25.

Ver galería de fotos en http://www.facebook.com/Infodeportivas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria