Comenzó Campeonato Nacional de Softbol (f).

Texto y foto: José Raúl Castillo Argüelles.

Este domingo comenzó en Santiago de Cuba el Campeonato Nacional de Softbol, rama femenina, con la participación de representaciones de las provincias de Villa Clara, Las Tunas, Holguín, Granma, Guantánamo y de esta sede.


La competencia, que se juega en los terrenos de Versalles y el Salvador Viñas de El Caney, se extenderá hasta el venidero día 28 con una fase preliminar por el sistema de todos contra todos y luego la final por el sistema Page.


En esa fecha de apertura, en horas de la tarde, el equipo santiaguero se anotó par de victorias frente a Holguín en la instalación deportiva de El Caney. A primera hora en peleado encuentro que finalizó 3 carreras por 2 con crédito para Anguilena Gallardo y revés al expediente de Maryolis Martínez y en el otro 1 carrera por cero con pitcheo ganador de Daimarilis Lozada y fracaso para Yudelis Fernández.

En ese propio escenario había tenido lugar en horas de la mañana la ceremonia oficial de inauguración y a continuación Villa Clara y Las Tunas dividieron honores. Villa Clara comenzó con lechada de 4 anotaciones por cero a la cuenta de Laritza Espinosa y tropiezo para Odalys Urrutia y seguidamente Las Tunas tomó desquite 6 carreras por 4 con Maylín Osoria en el box. Perdió Laritza Espinosa y hubo cuadrangular de Marlenis Zamora.


Por su parte en Versalles Guantánamo y Granma terminaron a partes iguales. Las del Guaso se impusieron en el de apertura 3 anotaciones por cero, no hit no run que se acreditó Marlen Bubaire y Granma dio contragolpe de 1 carrera por cero con Yanelis Rodríguez en el montículo. Salieron por la puerta estrecha Yaniris Morales y Yusmari Pacheco por Granma y Guantánamo, respectivamente.


Hoy continuarán las acciones en el certamen con los compromisos (dobles) entre LTU-GTM / HOL-VCL / GTM-SCU.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiaguera Omara Durand hacia nuevos lauros en Mundial de Abu Dhabi

Arbitraje cubano, permanente superación en busca de la excelencia