Vacante el trono, Villa Clara destronó a Santiago.

Texto y foto: José R. Castillo Argüelles.

El combativo equipo de Villa Clara materializó la dura tarea de conquistar el último boleto hacia las semifinales de la 48 Serie Nacional de Beisbol, a pesar de jugar como visitante frente al monarca vigente, al derrotarlo con pizarra de 5 carreras por cero en el Guillermón Moncada; y de ese modo, protagonizó el único resultado ajeno a los pronósticos, pues Pinar del Río, La Habana y Ciego de Ávila si confirmaron su justificado favoritismo.

El derecho de Corralillo Freddy Asiel Álvarez (10-2), de tan sólo 19 años de edad, resultó el héroe del triunfo anaranjado al colgar ocho ceros a la fuerte toletería de Santiago de Cuba con apenas seis hits permitidos; al tiempo que ponchó a seis bateadores y regaló tres boletos.

La última entrada la retiró el eficaz cerrador Yolexis Ulacia, quien fue llamado por Eduardo Martín después que las Avispas abrieran el capítulo con sencillo de Luís Miguel Nava y éste, tras un pelotazo a Reutilio Hurtado, liquidó por la vía de los strikes a Joaquín Carbonell e hizo batear para doble play al emergente Alexis Durruthy.

Freddy Asiel ha escrito una página que será recordada largo tiempo en su provincia natal al constituirse en el caballo de batalla de los Naranjas y derrotar tres veces en los cuartos de final al equipo campeón nacional.

Derroche de serenidad, a pesar de su juventud y sus escasos tres años en el beisbol de mayores, excelente control, inteligente mezcla de lanzamientos y una gran dosis de confianza en sí mismo exhibió durante su trabajo el diestro, quien contó también con el oportuno respaldo defensivo de sus compañeros, especialmente del antesalista Yeniet Pérez.

El único santiaguero que pudo sacar dividendos con el madero fue el patrullero derecho Alexei Bell con par de dobletes en cuatro turnos al bate.

Por su parte en el bando triunfador el patrullero central Ramón Lunar con saldo de dos imparables en cuatro turnos, uno de ellos triple y par de carreras impulsadas resultó el más productivo. Las otras tres anotaciones las propulsaron Leonys Martín, Andy Zamora y Yeniet Pérez, respectivamente.

El timonel santiaguero Antonio Pacheco optó por darle la pelota para la apertura al veloz Yaumier Sánchez, sin embargo su presencia en la lomita fue fugaz; solamente dos entradas con cuatro hits permitidos, tres carreras que fueron limpias, dos ponches, tres boletos y un pelotazo.

Ante este resultado el mentor no lo pensó dos veces y apeló al estelar Norge Luís Vera, pero el astro de Siboney no pudo impedir que los Naranjas añadieran otras dos carreras-ambas limpias- al marcador en los cinco y dos tercios de innings en que trabajó. Le pegaron en total ocho hits y ponchó a seis adversarios.

El choque lo completó el palmero Alberto Bicet, quien permitió un solo indiscutible en una entrada y un tercio y propinó un pelotazo.

Santiago de Cuba esta vez no pudo incluirse entre los cuatro grandes del beisbol cubano, pero hay que reconocer que cayó con las botas puestas frente a un rival de altura que supo reponerse de un sinnúmero de problemas (lesiones y ausencias) y que contó con el liderazgo de un valioso grupo de jóvenes y la sabia conducción de un reconocido estratega.

La fase semifinal comenzará este domingo a las dos de la tarde en el estadio Nelson Fernández con el primer duelo entre los aspirantes al banderín de la Zona Occidental: La Habana y Pinar del Río.

Ciego de Ávila y Villa Clara tendrán su estreno el lunes a las cinco de la tarde en el estadio José Ramón Cepero, fecha en la que volverán a enfrentarse los dos conjuntos occidentales en el horario de las ocho de la noche.







Comentarios

Nesty ha dicho que…
No siempre se puede ganar, el play off estuvo bueno, lo merecian ambos, lamentablemente solo puede pasar a la siguiente fase un equipo.

No soy el indicado para hacer criticas y evaluar el desempeño y esfuerzo de los peloteros, que siempre desearon la victoria. Pero si me gustaria hacer una observación:

-Este equipo Santiago no se pareció en nada a aquellos equipo de 3 años atras, con hombres capaces tanto de sacar la pelota del terreno como de tocar la bola y correr como bólidos por las bases. Siempre se jugó al batazo, nunca se optó por descontar carrera a carrera mientras el marcador era adverso. Se jugó siempre tal y como dice el dichoso librito de pelota que impide que el beisbol tenga más emotividad.
Quizas esos jugadores antes explosivos ya les pese los años. son humanos, se les entiende.
Este revés tiene cosas buenas. Los jugadores importantes podrán descansar. Hombres como Vera, Meriño, Olivera, Nava y Bell deben tener horas acumuladas de cansancio producto a la intensa preparación en vista a los importantes torneos de la Olimpiada y el Clásico. Puede también que la dirección del equipo en el merecido descanso que desde ya tienen trace algunas nuevas estrategias con vista a la serie que viene. Es hora de darle juego a figuras jóvenes, hay que garantizar el relevo.
Solo fueron necesario 3 años para lograr formar una generación tan o mas ganadora y competitiva como la generacon de los Pacheco, Kindelan, Pierre, Fausto, Benavides y algunos de los que en la actualidad son veteranos como Vera, Osmani Romero, Meriño, Poll, Reutilio y Nava.
Sigo teniendo fe en Santiago, tienen jugadores con calidad suficiente, pero es hora de que se integren mas al equipo. Es necesario formar un jardinero izquierdo de calidad. Edilse Silva lució bien en Holguín, puede llamarsele nuevamente a Santiago. Despaigne es santiaguero, por qué no persuadirlo e invitarlo a jugar en el equipo de su natal provincia? Las posiciones mas vulnerables en el equipo de Santiago son ademas del jardin izquierdo, la receptoría y la primera base, debido a la edad de Meriño y Poll.
Puede jugar Santiago con menos presión la temporada venidera, puede probar alternativas, mover piezas, es hora de darle más juego a Hecheverría, al muchacho nada mas le falta un poco de bateo, eso se gana jugando con frecuencia. Tambien hay que tener un bateador emergente que responda cuando sea llamado.
En el pitcheo continuar el trabajo con el control de los muchachos, se ve que tienen potencial y hay deseos de trabajar y hacerlo bien, pero se meten en conteos malos debido al descontrol. Se tiene que dar a cada pitcher su rol, hay que buscar de donde sea el pitcher matador, definir los relevos intermedios y sobre todo mantener una rotacion de abbridores estable. En este ultimo aspecto se mejoró mucho este año.

El play off estuvo bueno, ganó el que mejor lo hizo en el terreno.

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria