Fútbol cubano, Santiago necesita gala defensiva.

Texto y foto: José R. Castillo Argüelles.

Hoy a las tres de la tarde darán inicio los encuentros de cuartos de final del 95 Campeonato Nacional de Fútbol en tres escenarios: en el Pedro Marrero Villa Clara-Ciudad Habana, en el Ovidio Torres La Habana-Las Tunas y en el Patricio Lumumba Camagüey-Guantánamo y mañana domingo se completarán los partidos de ida con el choque entre Ciego de Ávila y Santiago de Cuba en el Complejo Deportivo Antonio Maceo desde las cuatro de la tarde.

Precisamente, a este encuentro dominical quiero dedicar las siguientes líneas.

El equipo de Santiago de Cuba, que tan formidable desempeño desplegó a lo largo de casi todo el segmento preliminar y uno de los conjuntos con mayor estabilidad en su juego, patinó en la recta final con cuatro derrotas consecutivas y un empate, antes de vencer a Holguín en la última jornada y lograr su agónica clasificación luego de ganar el partido pendiente con Isla de la Juventud en El Rodeo pinero.

Cuando evaluamos las razones del desplome indómito, que puso en riesgo una clasificación que parecía tranquila, tenemos que concluir que la defensa tuvo gran parte de responsabilidad en ello, pues admitió ocho goles en un total de cuatro partidos consecutivos (1-2 ante Ciudad Habana, 1-2 frente La Habana, 0-2 versus Camagüey y 0-2 contra Las Tunas), rubro que había sido hasta entonces un baluarte en el seleccionado rojinegro.

No excluyo que parejamente hubo pobre desempeño ofensivo que se tradujo en una manifiesta improductividad goleadora, pero considero que, incluso así, una defensa hermética habría garantizado un final más apacible.

Si esto fue así en preliminares, ahora la defensa tiene un reto especial y tendrá que convertirse en verdadero cerrojo para anular el empuje ofensivo de los avileños que cuentan con una tríada letal constituida por el líder goleador Sánder Fernández (21 dianas), Leonel Duarte (12) y Alaín Cervantes (8), hombres desequilibrantes que si logran barrenar el escudo indómito van a causar verdadero dolor de cabeza al plantel local porque, como se conoce, los goles como visitantes tienen doble valor y no es atinado pensar que los hijos de la tierra de la piña-también excelentes defensores- no darán mucho margen en su patio.

Es cierto que Santiago de Cuba aventajó a Ciego de Ávila en la jornada de apertura de la etapa clasificatoria con pizarra de 2 goles por cero, gracias a perforaciones de Yasmani Despaigne y Evert Hardy, pero en esa fecha la tropa visitante tenía sensibles bajas en su nómina (Reysánder Fernández y Alaín Cervantes). La historia tomó el curso contrario en el segundo duelo entre ambos efectuado en el CVD Aurelio Janet, ocasión en que Santiago cayó 0-2 por impactos de Sánder Fernández.

El Dt Orlando Semanat y el resto del colectivo técnico tomarán nota de estos antecedentes y plantearán una adecuada estrategia, que tendrá que encontrar concreción en el terreno mediante una estricta disciplina táctica de la escuadra local.

Las estadísticas acumuladas por ambos seleccionados en la etapa precedente apuntan al favoritismo avileño: 17 victorias, 8 empates y 5 derrotas, 61 goles anotados y solamente 22 permitidos y 59 puntos acumulados son elocuente expresión numérica de una maquinaria futbolística de recio empuje.

Santiago de Cuba tuvo una actuación más discreta: 14 ganados, 7 empates y 9 derrotas, 35 goles a favor y 26 en contra; así como 49 puntos cosechados.

Una pequeña nota esperanzadora arroja el desempeño logrado por Ciego de Ávila en ganados y perdidos en casa y fuera de casa: 32-9 / 29-13; en ambos casos, sin embargo, con balance muy positivo.

Santiago de Cuba estuvo mejor en casa con 35-26, puesto que como visitante obtuvo igual número de ganados y perdidos (15-15).

Mañana ambos equipos saldrán con determinación al terreno en busca de una victoria que sin dudas tendrá valor especial en lo psíquico y lo numérico, por tanto corresponde a Santiago de Cuba apegarse a las indicaciones de sus técnicos, mantener la serenidad, defender hasta el último aliento y capitalizar el ferviente apoyo de su público, aprovechando las grietas defensivas de sus adversarios para refrendar la o las anotaciones que los puedan colocar en posición de encarar favorablemente el desafío del próximo miércoles en la tierra de la piña.











Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria