Capitalinos es el nuevo rey.

Por José R. Castillo Argüelles.
Foto: Armando Hernández.

Sin dejar margen a nuevas dilaciones el equipo Capitalinos alcanzó su cuarta victoria en cinco juegos y se proclamó monarca de la XVI Liga Superior de Baloncesto (m) que finalizó anoche en la sala Giraldo Córdoba Cardín de la capital avileña, luego que la nómina visitante concretara victoria de 72 puntos por 63 que le valió para ceñirse por sexta ocasión el cetro del evento cumbre del baloncesto nacional, cota a la que no ha llegado ningún otro equipo y, en todas las ocasiones, contando con la guía del DT Miguelito Calderón como timonel.

A pesar del público adverso los giraldillos tomaron la delantera en el primer cuarto con saldo de 23-15. En el segundo segmento los Búfalos reaccionaron y llegaron a propiciar momentáneo empate a 34 cartones, pero al cabo acabaron cediendo también 41-38, dígitos que expresaron la mejoría en las filas de los anfitriones, aunque sin escapar a la angustia de verse debajo en el marcador.

Tras el intermedio Ciego de Ávila logró articular su juego y se colocó a las puertas del período conclusivo con escasa ventaja de 54-52, pero ventaja al fin de cara a la recta final del encuentro.

Sólo que el recurrente fantasma del desplome en las postrimerías asomó de nuevo en la formación de casa y un categórico 20-9 a favor de los capitalinos selló el destino de la competencia.

Ninguno de los titulares de los Búfalos pudo lograr un desempeño a la altura necessaria para contener el empuje de los ganadores: Michael Guerra , Yudnier Pérez, Andy Boffill , Vanier Reyes y Joan Luis Haití estuvieron apagados y el drama se adueñó del escenario avileño.

Los principales hombres en la plantilla capitalina fueron Alexis Labastida con 20 puntos, con tres canastas de tres en siete intentos, Eliecer Lima (14) y Juan Luis Álvarez (10).

En el otro bando sólo dos hombres llegaron a dobles dígitos William Granda (20) y Enrique Ramos (11).

Ciego batalló, pero tuvo insuficiencias mortales, entre las cuales pueden destacarse una muy deficiente puntería- abarcó incluso los tiros libres- y una proclive tendencia al juego desorganizado que malogró las potencialidades que individualmente son atributo reconocido de su elenco.

Para los discípulos de Miguelito Calderón la felicitación por una victoria que fue convincente del todo y que mostró a una hornada de prometedores jugadores jóvenes que, sin dudas, representan un futuro alentador para esta disciplina en nuestra capital.


En suma el rey ha muerto, viva el rey. El largo reinado avileño (cinco últimos años de forma consecutiva) se interrumpe y está por ver si en la próxima edición asistimos a la recuperación de ese cetro perdido o acaso a la consolidación de los flamantes monarcas. Otros equipos, con progresos y todo- no parecen contar con pedigrí para reemplazar a estos eternos rivales en la porfía élite de nuestro baloncesto varonil.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria