La culpa de todo la tiene el totí.

Por José R. Castillo Argüelles.
Foto: Logo Clásico Mundial Beisbol

Quizás la frase escogida para titular este comentario no sea la más indicada en su exacto perfil semántico, pero he de confesar que salió disparada de mis entendederas luego que leí un argumentado artículo del periodista Enrique Rojas, del staff de ESPN en español, con amplia experiencia y profesionalidad en el tema beisbolero; asunto que traigo a colación, a propósito del artículo de marras.

Desde el mismo inicio de la competición denominada Clásico Mundial de Beisbol, que pretende constituir una auténtica lid de carácter universal con lo que vale y brilla en esta disciplina y en defensa de los colores nacionales de los países participantes, no han faltado los detractores enfilados a llevarla al despeñadero.

Por una parte los intereses de los propietarios de los equipos de las denominadas Grandes Ligas poniendo todo tipo de cortapisas para autorizar la presencia en el evento de los mejores talentos de sus respectivas nóminas y por la otra un rosario de críticas a su ubicación en el calendario internacional del beisbol.

En uno y otro caso se aduce que es poco propicia la etapa de pretemporada de Grandes Ligas cuando los atletas no están en óptima forma, o lo que es peor- y con igual argumentación- se le atribuye el sambenito de ser causante, por esas mismas razones, de un buen número de lesiones en los atletas participantes.

Si no me acompañara la certeza de que el evento ha rendido pingües beneficios económicos y pasó sus primeros dos tests satisfactoriamente, estaría sumamente preocupado con las afirmaciones que pretenden descalificarlo. Pero, ya lo he dicho, el dinero es una baza persuasiva en el concierto del deporte mercantilista.

El periodista Rojas recuerda con mucho tino que la recién inaugurada temporada de Grandes Ligas ha comenzado con record de jugadores lesionados- la gran mayoría de ellos estrellas reconocidas, en momentos en que no hay el antecedente de un Clásico Mundial para endilgarle la culpa de semejante ruina muscular.

Nombres como los de Lance Berkman (HOU), Carlos Beltrán (NYM), Cliff Lee (SEA), Daisuke Matsuzaka (BOS) Brandon Webb (ARI), Brad Lidge (PHI), Endy Chávez (TEX), J.C. Romero (PHI) y Scott Kazmir (ANA) y así, sin detenernos, hasta llegar a la pasmosa cifra de veinte estelares que deberán aguardar su posible evolución para ingresar al campo de juego y contribuir a sus respectivas plantillas.

Pero la cifra es mayor, según nos cuenta Rojas¨ En resumen, cerca de un centenar de jugadores no estuvieron disponibles para ser utilizados en los partidos inaugurales de sus clubes. Algunos, como Nathan, Angel Guzmán y Junichi Tazawa, no jugarán en ninguna parte del 2010, mientras que otros, como Bedard, lo más pronto que podrán hacerlo será después del Juego de Estrellas, y otros, como el cerrador Huston Street, el receptor Jesús Flores y el intermedista Freddy Sánchez, no tienen una fecha exacta para debutar¨.

Razón lleva el reconocido comentarista de ESPN cuando hace historia y recuerda¨ Las lesiones han sido parte de las actividades atléticas desde que los griegos comenzaron a celebrar festividades deportivas en honor a Zeus mil años Antes de Cristo. Sin embargo, algunos críticos han pretendido achacarle al Clásico Mundial de Béisbol-- que solamente lleva dos ediciones-- todas las lesiones de Grandes Ligas desde el 2006 en adelante.

Líneas más adelante llegan los datos irrefutables que hacen añicos la desleal campaña cuando apela a cifras reveladas por Eugene Orza, jefe operativo de la oficina del comisionado de Grandes Ligas, quien reveló al escritor Murray Chass, un veterano escritor miembro de Cooperstown y aquí cito textualmente ¨En la última década, los números de jugadores lesionados al principio de la temporada fueron más bajos en 2006 (66) y 2009 (73), los años en que hubo Clásico Mundial. En 2007 y 2008 la población en lista de lesionados fue de 99 y 106 y en 2010 nuevamente nos acercamos al centenar¨.

Parecería suficiente, pero hay aún un dato más demoledor que aporta Rojas en su medular artículo ¨ En el 2009, un 17,8% de los peloteros que no accionaron en el Clásico (140 de 786) pasaron algún tiempo en la lista de lesionados en abril, contra un 9,6% de los que sí participaron (11 de 115)¨.

Luego, la desenfrenada especulación carece de sentido y no tiene porque interponerse en el naciente y prometedor historial de una cita deportiva que, ente otras cosas, regala a los atletas el privilegio de defender los colores patrios, ofrece una competición del alto vuelo a los amantes de esta disciplina en todo el orbe y se inscribe indirectamente en los esfuerzos enfilados a reconquistar para el deporte de las bolas y los strikes el espacio que jamás debió perder en el calendario olímpico.

Finalmente les recuerdo que la tercera edición del Clásico Mundial está programada para celebrarse en marzo del 2013.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria