Alazanes trotaron en la tierra de la piña.


 Foto: José L. Anaya

Apoyados en el efecto letal de su principal arma, el bateo, el equipo de Granma comenzó por la puerta ancha la serie de play-off semifinal frente sus pares de Ciego de Ávila al adjudicarse triunfo de 8 carreras por 3 que enturbió los aires festivos de los Tigres, imposibilitados de sacar provecho a su condición de locales en el estadio José Ramón Cepero.

Los Alazanes no demoraron en poner en claro sus intenciones al expulsar del box en el mismo primer capítulo al abridor designado por Roger Machado, el diestro Yander Guevara, quien caminó a las duchas sin poder sacar outs: sencillo de Tamayo al derecho, boletos consecutivos a Guerra y Céspedes y cañonazo de Despaigne a la banda izquierda bueno para fletar las dos primeras de los visitantes, sellaron la suerte del iniciador.

Vino al rescate el novato Yadir Rabí, sin embargo no pudo impedir que Samón lo recibiera con imparable que propulsó la tercera y última de la entrada, momento a partir del cual el debutante instauró un dominio sobre la artillería granmense que se extendió hasta el séptimo episodio.

Ya en la parte baja del inining anterior lo avileños habían logrado igualar el marcador, luego que Ciro Silvino Licea les colgara cinco ceros consecutivos: sencillo del novato Rubén Valdés y bambinazo de Raúl González por la banda izquierda pusieron la cuenta 3 x 2. La del empate por otro estacazo de vuelta completa disparado por Abdel Civil.

Como anticipamos, en la apertura de la séptima entrada el hermético trabajo de Rabí se agrietó al permitir tres carreras que colocaron delante definitivamente a las huestes visitantes.

Barrabí recibió boleto y luego de par de outs que parecían presagiar el cierre del inning vinieron doblete de Tamayo y cuadrangular de Urmaris Guerra válidos para cuajar el ramillete de tres que sembró nuevas angustias en las gradas y sacó del montículo al relevista.

El juego prosiguió su inexorable avance hacia las postrimerías sin márgenes para que los locales pudieran descontar; antes bien, en el octavo llegó el tiro de gracia ante el nuevo serpentinero avileño -Pedro Echemendía- , quien permitió imparable de Barrabí, concedió boleto a Tamayo y a seguidas Urmaris lo castigó con doblete que llevó hasta la goma a los corredores precedentes.

Así quedó sentenciado el juego que puso aires festivos en Granma y ensombreció la tarde avileña.

La victoria se la acreditó el relevista intermedio Alaín Tamayo (12-3), con la derrota cargó Yadir Rabí (8-3) y salvó Manuel Vega (7).

En el compromiso nocturno Pinar del Río también agrió a la hinchada local al imponerse a Cienfuegos con endemoniada ofensiva de 21 jits frente a seis lanzadores sureños y parejamente con este demoledor ataque un mortal cerrojo de nueve entradas con sólo cuatro imparables permitidos que llevó la firma de Vladimir Baños (9-8).

El choque finalizó 13 carreras por 3 y colocó rápidamente cuesta arriba al equipo más ganador del campeonato.

Hoy proseguirán estos duelos semifinales.


Cuba, beisbol, deportes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)