Ciego de Ávila y Pinar del Río finalistas de la Serie de Oro.

 Foto: Internet

Los equipos de Ciego de Ávila y Pinar del Río animarán la lucha final por el trofeo de la 50 Serie Nacional de Beisbol luego de vencer en sus respectivos play-off semifinales a Granma y Cienfuegos, en duelos que finalizaron en ambos casos por margen de cuatro victorias a dos.

El primer boleto se lo agenciaron los Tigres de Roger Machado tras una prolongada porfía que se extendió a once entradas y que encontró decisión por un costoso error en tiro a segunda base del receptor Carlos Barrabí, pifia que sirvió para abrir las puertas del home a Yoelvis Fiss, quien estaba en circulación por boleto y trataba de ganar la segunda almohadilla en robo de base.

De ese modo los Alazanes quedaron tendidos al campo 6 carreras por 5, víctimas de una pobre defensa que ayer sumó nada menos que cinco errores.

Cumplidas las primeras siete entradas ambos equipos estaban abrazados a tres carreras en una batalla librada puso a pulso: Granma anotó una en el inicio del segundo inning, Ciego de Ávila se puso delante dos-uno en la parte baja de ese propio episodio. Los visitantes empataron dos-dos en el comienzo del quinto y se fueron delante tres-dos en el séptimo, pero la réplica avileña fue inmediata y el choque se puso tres-tres en el inning de la suerte.

Así las cosas, los Alazanes dieron una peligrosa estocada en el principio del noveno que puso contra la pared al elenco de casa, al marcar dos anotaciones. Sin embargo, esa ventaja ganadora no pudo ser preservada.

Una vez más su estelar Ciro Silvino Licea -en función de relevista desde el séptimo capítulo- flaqueó a la hora buena al permitir doblete de Rusney Castillo y sencillo de Yorelvis Charles que permitieron a los Tigres descontar una y dejar la escena lista para que fraguara el sensacional empate que obligó al extrainning.

Ciro fue reeemplazado por Alaín Tamayo y éste permitió indiscutible de Isaac Martínez que llevó a tercera a Charles, desde donde anotó remolcado por cohete de Mario Vega.

La victoria se la acreditó en función de relevista Vladimir García (12-7) –tercer lanzador empleado por Roger Machado- (había sustituido a Yadir Rabí en el noveno episodio); mientras que el revés fue al expediente de Alexei Alarcón (3-3).

Este amargo desenlace deja sin dudas una imborrable cicatriz en la memoria de la afición granmense que no obstante disfrutó con la histórica trayectoria del conjunto, protagonista por primera vez de una semifinal.

En el otro choque semifinal Pinar del Río completó su amotinamiento ante el equipo más ganador de la temporada, Cienfuegos,  y se llevó el gato al agua 2 carreras por 1 en cerrado partido que también se fue a extrainning y que igualmente encontró definición al aparecer la oreja peluda del error.

Esta vez la pifia fue a la cuenta del torpedero Erisbel Arruebarruena sobre rolata de Reinier León, falla defensiva que decretó la sentencia en las piernas de Norlis Concepción, quien había comenzado el capítulo con imparable a la banda izquierda y se había desplazado hasta tercera por sacrificio y pisa y corre.

El juego lo ganó Yosvani Torres (14-7) y lo perdió Norberto González (13-5), ambos abridores del encuentro y protagonistas de un memorable duelo de pitcheo.

Ahora entramos en un compás de espera para el comienzo de la gran final que tendrá como primer escenario el estadio José Ramón Cepero de Ciego de Ávila.



Cuba, beisbol, deportes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria