Paisaje beisbolero con tonalidad verdosa.

Foto: Juan Moreno

Pinar del Río estrenó su mascota triunfalmente haciendo gala de una temible agresividad que sembró el desconcierto en las filas de los Tigres avileños, venidos a menos ante una furiosa manada de lobos que se adueñó de la escena en el estadio Capitán San Luís, y le puso tonalidades predominantemente verdes a la gran final de la 50 Serie Nacional de Beisbol.

Después de una impaciente espera que represó las emociones se reanudó el play-off por el título del beisbol cubano con la serie bilateral empatada a un triunfo por bando y con un nuevo campo de batalla para la crucial porfía, el estadio Capitán San Luís, cuartel general de la tropa pinareña que comanda el avezado Alfonso Urquiola.

Ni cortos ni perezosos los representantes del banderín local, avalados por un pronóstico que les concede mayoritariamente la condición de favoritos, sacaron provecho de su estatus como sede al desatar una aplastante ofensiva que sumó 17 imparables, entre ellos seis bambinazos, un triple y par de tubeyes que le abrieron cauce a una producción de catorce carreras, suficientes para conseguir el fuera de combate en ocho capítulos ante un adversario que apenas logró pisar la goma cuatro veces.

La tormenta pinareña no dio lugar a la espera pues en las dos primeras entradas lograron racimos de cinco y seis anotaciones, respectivamente, que anticiparon la debacle de los Tigres.

Los hombres más productivos en el ataque vueltabajero fueron el cuarto bate William Saavedra, quien bateó de 5-3, incluyendo un doble y un cuadrangular con tres remolques e igual número de anotadas; Luís Alberto Valdés de 4-2, con un estacazo de vuelta completa, tres impulsadas y una anotada; Donal Duarte, que ligó de 3-1, jonrón, dos propulsadas y dos anotadas; Mijaín Rivera de 5-3, un vuelacercas, dos impulsadas y par de anotadas;  así como Reidel Álvarez de 4-1, cuadrangular, dos remolques y una anotada. El otro bambinazo de la noche lo suscribió el novato Pedro Luís Rodríguez.

La victoria se la llevó el abridor Yosvani Torres (15-8-máximo ganador de la contienda), quien se mantuvo en la lomita durante siete entradas en las que permitió cuatro carreras limpias y siete incogibles. Además ponchó a cinco y concedió un solitario boleto. El juego lo cerró con categoría Erlis Casanova.

El sinsabor de la derrota le tocó al también iniciador Yander Guevara (9-7), quien apenas logró sacar un out y se llevó a cuestas tres limpias y tres jits permitidos. Pasaron también por la lomita de los suplicios Pedro Echemendía, José Antonio Barroso, Dachel Duquesne y el novato Víctor Baró.

Ahora Pinar del Río lidera el play-off por dos triunfos a uno y ha puesto a su alcance la posibilidad de lograr el título ante sus propios parciales, si es que tiene la capacidad de doblegar en los juegos de hoy y mañana a la tropa de Roger Machado.

La tarea no les resultará fácil porque los Tigres usarán a su astro Vladimir García este jueves en busca de una victoria que al menos les asegure el regreso de la porfía hacia el José Ramón Cepero.


Cuba, beisbol, deportes, 50 Serie Nacional

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)