La Mizuno 150, chivo expiatorio

Estamos a las puertas de la Serie Nacional 51 y aunque la cadena de tropiezos internacionales de nuestro beisbol sigue sumando eslabones los técnicos no parecen apurados y se entregan a¨ profundas¨ meditaciones para encontrar las fórmulas que permitan frenar esa declinación.

Por lo pronto, en lugar de tratar de elevar el nivel de nuestro torneo doméstico para que nuestros peloteros concursen en una lid que les resulte más exigente y se atempere a los parámetros que luego tendrán que encarar en la escena internacional, sobreviene una inusitada movida en sentido contrario: se le añade otro participante a la ya abrumadora cifra de 16 equipos.

Adicionalmente, en lugar de un escrutinio veraz y objetivo de los problemas que nacen desde la base y luego alcanzan reprercusiones estructurales, se coloca en la picota pública a la socorrida pelota Mizuno 150 que hasta hoy nos hizo creer firmemente que ser noveno bate no era más que una caprichosa convención porque cualquier jugador podía dar un batazo de dimensiones siderales.Desterrar esa pelota de nuestro torneo nacional obraría el milagro de borrar la desproporción entre bateo y pitcheo.

Al propio tiempo la Comisión Nacional anuncia el propósito de elevar la altura del box para proteger aún más a nuestros lanzadores.

¿Será que desarraigando esa ofensiva virtual que tanto nos solazó y acomodando a los lanzadores en el box conjuramos el curso de la regresión que nos aqueja?

¿ Serán estas medidas la solución que necesitamos?

¿Hará falta otro lustro para que los especialistas puedan hacer el diagnóstico?

Lamentablemente el tiempo que transcurra hasta entonces no será al parecer garantía para  que estos lleguen a las conclusiones más acertadas porque bien puede insistirse en el rumbo errático que marca el comienzo del nuevo campeonato

¿Qué usted cree?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)