Avispas con déficit hacia el Latinoamericano

Foto: Calixto Llanes

Una evaluación de los resultados alcanzados por el equipo de Santiago de Cuba después de concluidas las dos primeras sub-series del calendario de la 51 Serie Nacional de Beisbol deja en claro sensibles carencias en el rendimiento del conjunto en  bateo, pitcheo y fildeo, de manera más acentuada en estos dos  últimos renglones y ello explica el adverso saldo de dos victorias y cuatro derrotas que acumulan hasta la fecha.

Si bien su promedio de bateo colectivo es de 282, superior a la media general de 277, lo cierto es que no ha resultado lo suficientemente productivo como lo demuestra el hecho de haber impulsado apenas 25 carreras en seis juegos; es decir a razón de 4.1 por encuentro, a todas luces insuficientes frente a las 6.6 que permite su pitcheo.

Desde el punto de vista individual sólo tres jugadores rebasan la cifra de 300 en bateo, son ellos Héctor Olivera (417), quien incluye en su producción un doble y par de jonrones; Edilse Silva (409) con par de dobletes y un cuadrangular y Alexei Bell (381) que ha disparado par de biangulares y similar cifra de vuelacercas. No incluyo a Alexis Durruthy (500) porque apenas tiene dos veces al bate.

En cuanto al pitcheo la vulnerabilidad alcanza por igual a abridores (efectividad 6.20) y relevistas (7.13) aunque como pueden notar se hace más crítica entre estos últimos. 

Desde el punto de vista individual la mejor efectividad la exhibe Danny Betancourt con 1.29 en 7 entradas, seguido por él zurdo Denny Alá con 1.50 en seis capítulos, Alaín Delá 2.70 en seis y dos tercios y Osmani Tamayo 4.09 en once entradas. Los demás serpentineros tienen promedios por encima de siete y en algunos casos dígitos verdaderamente astronómicos.

Los únicos dos triunfos de las huestes de Alcides Sánchez los archivan Osmani Tamayo y Denny Alá.

Para mayor pesar un aspecto en el que siempre Santiago ha tenido excelente desempeño, la defensa, presenta una deplorable arrancada en el actual campeonato, su average es de 947, muy inferior a la media general de 972 y con la pavorosa cifra de 12 errores que los coloca a la cabeza de este departamento negativo, conjuntamente con Pinar del Río.

De manera significativa diez de las pifias han sido en el cuadro: tres cometidas en la receptoría, otras tres en la antesala, dos en el campo corto, una en primera base y la otra a la cuenta de un lanzador. Las restantes en el jardín central. Luego, la importantísima línea central del equipo ha fallado siete veces (no incluyo, por supuesto, el error en el box).

Con esta carga a cuestas llegarán hoy los indómitos al Latinoamericano para rivalizar con el siempre peligroso equipo de Industriales que de manera contrastante ha tenido una trayectoria venturosa como lo demuestra su balance de 5 éxitos y un solo fracaso. 

Hago notar, desde luego, que el comienzo de los rojinegros ha sido  mucho más exigente que el de los azules.

De todas formas para ilustración de mis lectores les informo que la tropa de Lázaro Vargas lidera el bateo colectivo con 361, lanza para 3.35 y fildea para 962, en todos los casos rendimientos superiores a sus oponentes de hoy.

Sin embargo, más allá de estos números que he desgranado para ustedes como aderezo del duelo que se avecina, estoy seguro que compartimos la idea de que el convite del Cerro nos regalará muchas emociones porque se trata -bien lo sabemos- de la lucha sin cuartel entre dos eternos rivales: Santiago de Cuba e Industriales.


Cuba, deportes, beisbol

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)