Beisbol Sub-15, Santiago de Cuba en las estadísticas

Francisco Martínez, uno de los pilares ofensivos

El próximo día 4 de mayo se dará la voz de play ball para iniciar la fase final del Campeonato Nacional (Sub-15) en esta ciudad de Santiago de Cuba, sede en la que se darán cita para luchar por la corona los seis equipos clasificados previamente, a saber: La Habana, Villa Clara, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba, Sancti Spíritus y Camagüey.

La representación local llega a este segmento decisivo con un excelente desempeño en preliminares que le permitió hacerse del primer lugar del Grupo D con balance de 26 victorias y sólo 7 derrotas afincado en una sólida ofensiva que promedió colectivamente para 309, únicamente inferior a las cotas que alcanzaron otros dos ganadores de grupo: Villa Clara (341) y La Habana (322); así como un efectivo pitcheo que tuvo índice global de carreras limpias de 3.52, mucho mejor que la media del campeonato que cristalizó en 4.38.

El aspecto más discreto en el desempeño de la tropa que comanda el técnico Severo Crespo es la defensa que alcanzó promedio de 949, aunque también estuvo por delante del promedio general de la competencia que fue de 943.

Individualmente hay varias figuras que brillaron en la etapa clasificatoria, tales los casos de José Carlos Barbosa, Francisco Martínez, Oscar Martén y Richard Guach, por sólo citar a los más sobresalientes.

Barbosa, jugador muy versátil, actuó como lanzador, jugador de cuadro y jardinero; en todos los casos con un rendimiento que dejó huellas en la memoria estadística. Desde el box se apuntó 7 triunfos y una sola derrota con efectividad de 1.64, la quinta mejor entre todos los participantes. Su promedio de bateo fue de 361 (decimosexto) y al mismo tiempo resultó quinto en el total de bases alcanzadas con sus batazos (67).

Francisco Martínez, inicialista y patrullero central, estuvo a la cabeza de los bateadores durante un buen tiempo y sólo después de enfermarse y perder algunos juegos cedió terreno para quedar finalmente con el cuarto mejor promedio entre todos los participantes (446); además logró el cuarto mejor slugging (653).

Oscar Martén, lanzador y jugador de cuadro, actuó poco desde la lomita (seis entradas) pero ofensivamente proyectó un notable protagonismo: fue cuarto en carreras anotadas (43), sexto en jits conectados (47), segundo en bases robadas (13) y primero en bases por bolas recibidas (38). Sin embargo, a la defensa su historial resultó muy diferente pues cometió nada más y nada menos que 18 pifias, todas en el campo corto.

En el caso de Richar Guash, fue todo un baluarte del pitcheo santiaguero al lograr balance de 8 triunfos sin reveses y una encomiable efectividad de 2.12, que le reservó el onceno puesto en este índice, al tiempo que repartió 70 ponches que le confirieron la vanguardia entre todo los serpentineros del país.

Sirvan estos apuntes como aderezo estadístico a las puertas del decisivo tramo que se avecina en el que deseamos que la maquinaria beisbolera indómita encuentre un rumbo ganador apoyado en la valía de sus jugadores, la pericia de sus técnicos y el ferviente apoyo que disfrutaran de parte de sus parciales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)