Santiago, el lenguaje de las estadísticas.

Texto y foto: José R. Castillo Argüelles.

El actual saldo desfavorable que presenta el equipo de Santiago de Cuba en los inicios de la 48 Serie Nacional de Béisbol (2 victorias y 4 derrotas) ha provocado no pocos juicios críticos y frases de preocupación entre sus seguidores; quienes, lógicamente, esperaban mucho más de los campeones nacionales.

Es por ello que hoy me decido a sondear el rico y fiable universo estadístico para encontrar, con expresión numérica, las posibles causas de los tropiezo iniciales que han tenido que enfrentar los discípulos del mentor Antonio Pacheco.

Tomo en cuenta para la exploración numérica la compilación efectuada hasta la jornada del sábado. En el caso de Santiago de Cuba, comoquiera que no pudieron jugar por lluvia este domingo, los datos tienen absoluta actualidad.

Para nadie es un secreto que el arma más importante de que dispone la selección indómita es el poder y la consistencia de su bateo, punta de lanza que los guió hacia el trono durante el pasado campeonato y renglón en el que durante años los santiagueros han dado pruebas de un respetable señorío.

Con esos antecedentes resulta revelador que el actual promedio de bateo colectivo del conjunto apenas alcance la cifra de 242 (fruto de 47 jits en 194 veces al bate), guarismo válido para figurar en la posición número catorce del torneo; slugging de 330 que los sitúa en duodécimo lugar entre los participantes, con solamente once extrabases: siete dobles, dos triples y dos cuadrangulares.

Pero, además, esa magra ofensiva ha estado lastrada -adicionalmente- por la falta de oportunidad, como lo prueba el hecho de haber dejado un escandaloso total de 61 corredores en circulación; índice negativo que encabezan entre los dieciséis equipos concursantes.

Desde el punto de vista individual el panorama de los promedios de bateo es escalofriante: Alexei Bell (200), Héctor Olivera (250), Reutilio Hurtado (118), Pedro Poll (200), José Julio Ruiz (280), Adeinis Hechavarría (286) y Ronnier Mustelier (130).

Escapan a esta tendencia generalizada Rolando Meriño (333) y Luis Miguel Nava (353), que exhiben guarismos a la altura de su condición; así como el jugador de cambio Eliécer Bonne quien ostenta (333), pero con apenas cuatro veces al bate.

Inequívoco indicador de la falta de tacto presente en estos inicios de campeonato es la abultada suma de 47 ponches recibidos por las Avispas en los seis juegos disputados (a razón de 7,8 por encuentro), infausto departamento que también lideran.

Los jugadores más vulnerables en este sentido han sido José Julio Ruiz (9), Reutilio Hurtado (7), Luis Miguel Nava (6) y Ronnier Mustelier (6).

En medio de esa penosa situación ofensiva resulta alentador el hecho de que, una vez más, la selección rojinegra utilice con eficacia el robo de bases como elemento de ataque ya que en estos momentos son los máximos estafadores del certamen con un total de seis; expresión de la rapidez y habilidad de algunos miembros de su nomina, entre los cuales destaca Alexei Bell (3).

En el no menos importante acápite del pitcheo la situación calamitosa se reproduce: el cuerpo de serpentineros de Santiago de Cuba presenta un índice colectivo de efectividad de 5.58, que los ubica en el lugar número trece.

Sus lanzadores han permitido una suma de 56 jits, lo que los iguala con Granma; ambos como los más castigados del certamen.

Los bateadores contrarios han promediado frente a los lanzadores santiagueros para 293; peores que ellos, únicamente Matanzas, Guantánamo Cienfuegos y Granma.

Por añadidura los lanzadores indómitos han permitido 31 carreras limpias y dominan este negativo renglón.

En el orden individual los abridores del conjunto no son, en sentido general, los mayores responsables de estos alarmante números.

En efectividad así van las cosas: Norge Luis Vera (3.86), Danny Betancourt (3.86), Osmel Cintra (3.86) y Reinier Roibal (1.13). No puede decirse lo mismo del zurdo Albert Carrión (19.29).

El desplome de los relevistas es cosa sabida: Félix Rivera (9.00), Osmani Tamayo (27.00), Alberto Bicet (9.64), Yoandris González –novato-(4.50). Se distingue en ese entorno el también novato Yunier Sierra con tres salidas; pero apenas una entrada trabajada y efectividad (0.00).

La cara opuesta de la moneda es el comportamiento de la defensa, tradicional baluarte de los equipos santiagueros.

El promedio colectivo a la defensa es de 996, con el cual marcan la vanguardia del campeonato.

Un solo error en 223 lances habla elocuentemente de la pericia con los guantes que demuestran los actuales titulares nacionales.

Por tanto, tras el análisis de estos renglones básicos, cabe concluir que el desajuste ofensivo combinado con la debilidad de sus lanzadores -preferentemente la incapacidad de los relevistas para frenar el ataque contrario-, han sido los factores que explican el pobre rendimiento en los primeros juegos disputados.

Ahora bien, ¿se debe ello a una mala preparación?, como alguna que otra vez me han preguntado los aficionados a mi paso por las calles de nuestro querido Santiago de Cuba.

Absolutamente, no.

Tuve el privilegio de seguir el curso del entrenamiento realizado por la pre-selección de la cual se nutrieron las filas de Santiago de Cuba y Serranos –representante en la Liga de Desarrollo- y puedo dar fe de la absoluta entrega, trabajo sistemático y disciplina que caracterizaron el período pre-competitivo.

Si algo modificó en algún sentido los planes previamente trazados fue la situación climatológica creada por la pasada temporada ciclónica, pero ello es algo que tuvieron que encarar, en mayor medida aún, muchos otros equipos del resto del país.

¿Alguien duda del talento y la juventud que desbordan en las filas de las Avispas?

¿Hay experiencia y capacidad en los técnicos que preparan a los jugadores y diseñan las estrategias?

Tengo la certeza de que las aguas irán tomando su nivel.

Dos sub-series son una muestra insuficiente para llegar a conclusiones.

Desterremos el desaliento.










Comentarios

Camilo ha dicho que…
Les recomiendo visitar http://camiloescobardeportes.blogspot.com/ y votar en la encuesta sobre quien ganará el mundial de clubes Japón 2008

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Cuba con boleto para Lima 2019, venció a Canadá en Panamericano de softbol (m)