Tigres emparejaron y Tabaqueros en preludio de fiesta.

Foto: Calixto LLanes

Las semifinales de la 50 Serie Nacional de Beisbol han tomado colores contrastantes luego que Ciego de Ávila consiguiera igualar su cotejo con Granma a dos triunfos por bando, mientras Pinar del Río se colocaba a una estocada de festejar su pase a la final tras doblegar por tercera vez en cuatro salidas al diamante a los Elefantes del Cienfuegos.

Un cuadrangular de Yoelvis Fiss en la quinta entrada rompió definitivamente el empate a cuatro carreras que prevalecía en la pizarra del estadio Mártires de Barbados, decretó la salida del box del abridor de los Alazanes, Ciro Silvino Licea, e inclinó irreversiblemente la balanza en favor de la nómina visitante que, al mismo tiempo, encontró solución para la infausta apertura de su estelar Maikel Folch en los brazos combinados de Yander Guevara (9-6) y Yadir Rabí capaces de dejar sin anotaciones a los granmenses en siete y dos tercios de entrada.

El zurdo Folch pareció confirmar lo atinado de la decisión de Roger Machado la fecha precedente al inclinarse por otro abridor, ya que inusitadamente el estelar serpentinero se mostró totalmente inconsistente y fue expulsado del montículo en un abrir y cerrar de ojos: apenas una entrada y un tercio con cinco imparables (entre ellos estacazos de vuelta completa de Urmaris Guerra y Yoenis Céspedes), así como cuatro anotaciones –tres limpias-.

Sin embargo, como ya les anticipé, Ciego contó con los afortunados servicios como taponeros de Yander Guevara y del novato Rabí (segundo punto por juego salvado), quienes mantuvieron a raya a los Alazanes y guiaron a su equipo hacia la importante victoria que emparejó la lucha semifinal que ambos sostienen.

Granma por su parte le confió la misión de iniciar el juego a su principal estrella, el diestro Ciro Silvino Licea (11-8), capaz de colgar tres ceros en línea antes de ceder frente al ataque de los Tigres.

Con ventaja de cuatro carreras que le  habían proporcionado sus compañeros comenzó Ciro el cuarto episodio en el que los avileños les dieron alcance al ligar bambinazo de Yorelvis Charles, sencillos de Isaac y Bordón y par de pelotazos.

En el siguiente inning el vuelacercas de Fiss hizo trizas el empate y puso término a la actuación de Ciro Silvino, reemplazado en la lomita de los suplicios por Alexei Alarcón.

Las tres anotaciones del tiro de gracia las produjeron los visitantes en el octavo capítulo, todas a la cuenta del tercer serpentinero empleado por Ángel Ortega, Alaín Tamayo, en una entrada en la que también fueron requeridos del bullpen Ramiro Ferral y Yoandris Vargas.

En el Occidente Pinar del Río hizo valer su denominación de Tsunami Verde y arrolló a los Elefantes con un categórico fuera de combate en siete entradas y pizarra de 10 anotaciones por cero.

Una docena de cohetes prendieron los pativerdes frente a tres tiradores sureños: Yunier Leyva, Yasmany Ínsua y Ronny Valdés. Cuatro de las conexiones se fueron más allá de las cercas y las suscribieron Lorenzo Quintana, Donal Duarte, William Saavedra y Norlis Concepción.

El juego lo ganó con actuación a lo largo de toda la ruta Yosvani Torres (13-7) y lo perdió Yunier Leyva (6-9).

Con este demoledor golpe Pinar del Río está a las puertas de la clasificación, pues apenas necesita otra victoria que podría concretarse hoy mismo; en tanto en el Oriente Granma y Ciego de Ávila lucharán por tomar la delantera antes de que las acciones se trasladen de nuevo al estadio José Ramón Cepero.


Cuba, beisbol, deportes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago arrolló a Las Tunas y lidera invicto fútbol cubano

Diablos Rojos lideraron Grupo C tras primera fase clasificatoria